domingo, 17 de abril de 2011

IMAGINERÍA RELIGIOSA DE SEMANA SANTA EN PAMPLONA

INICIO DE LA SEMANA SANTA EN PAMPLONA DEL AÑO 2011
TRASLADO de Nuestra Señora de la Soledad (la Dolorosa)
Bakardaderaen Andre Maria


Es viernes a las nueve de la noche. Noche de "amarga soledad". El cielo, oscurecido. En dos días, Domingo de Ramos e inicio de la Semana Santa.

(Detalle del rostro de la Dolorosa. Sin duda es la imagen mas valiosa y que recibe más miradas piadosas durante la Semana Santa de Pamplona. Como dice un autor, "su belleza ha merecido elogios y despertado leyendas". Habitualmente se encuentra en la parroquia de San Lorenzo. Foto: JFG, 2011)


El "Traslado" -que así se llama- de la Soledad, se realiza desde la Iglesia parroquial de San Lorenzo -que tienen adosada la capilla de San Fermín-, hasta la S.I. Catedral de Santa María de Real. El largo recorrido cruza el antiguo Burgo de San Cernin (calle Mayor y antigua Bolserías), la plaza de la Casa Consistorial, y el Burgo de Navarrería (calle Mercaderes y Curia).

Es una procesión de silencio. A mitad de la calle Mayor, un grupo coral de unos veinte intérpretes, de la cofradía de San Saturnino, cantó el "María Dolorosa" (compositor Iñaki Lacunza), acompañados de instrumentos tradicionales, a la Madre de Dios, como animándole en su soledad, angustias y dolor como Madre corredentora. Esta simpática novedad empezó el año pasado, y muestra del auge que va tomando el Traslado. Es que en Pamplona éramos -y somos- muy serios. Acompañan al Paso el Cabildo de San Lorenzo, las Hermanas de La Soledad, y varios representantes del M. I. Ayuntamiento iruñense. Todo el recorrido procesional estaba lleno de fieles expectantes, más los que llevaban cirios encendidos que desfilaban a ambos lados de la calle. Un "mozorro" de la organización, distinguido con capirote blanco, se esforzaba para que los cirios no quemasen las vestiduras de los portadores, con el objeto de evitar que estos se convirtiesen -los "pobres"- en pequeñas o grandes luminarias ardientes. Yo creo que los asistentes eran muchos más que "cientos", que es la cifra que da "Diario de Navarra". Silencio y recogimiento. Cirios, hachas y farolas de tamizada luz iluminaban el recorrido. También de los bares salían a saludar a la Señora de los Dolores. De vez en cuando, llegaban las melodías de la banda municipal de La Pamplonesa.

Los miembros de la Hermandad de la Paz y Caridad presentaron su homenaje a la alcaldesa de Pamplona, que este año cesa en sus funciones. Su presencia se justificaba en el Acto por los nobles y religiosos sentimientos de la Corporación pamplonesa, y porque el Ayuntamiento es el patrón del Paso de la Dolorosa, así como de las Cofradías de Soledad y Veracruz. Este año, catorce niños con una edad que oscila ente los 9 y 17 años, miembros de la Hermandad de la Paz y Caridad, participaron en la comitiva, revestidos de hábitos y capirotes.


(La Dolorosa en su recorrido a mitad de la calle Mayor. Es el Paso procesional más antiguo de Pamplona, pesa 980 kilos y lo llevan 24 portadores)

(Imagen del bellísimo manto de la Soledad, tomada a las puertas del atrio de la catedral. En él está grabado el escudo del Ayuntamiento de Pamplona y el emblema de la cofradía de las Cinco Llagas. Ello indica que pertenece al Ayuntamiento. Este manto fue encargado a las Madres Adoratrices de Pamplona y se estrenó en 1960. Siempre me he preguntado por qué en Pamplona los Pasos no están tan adornados como en Sevilla o Málaga... Claro es que aquí hace viento y es preciso proteger la llama del alma, y que fácilmente llueve. La inclemencia hace que las procesiones de aquí sean más austeras y tengan menos dedicación que las procesiones de la ciudad de la Giralda)


Subida la calle Curia no sin esfuerzo por parte de los portadores del Paso, y una vez en la S.I. catedral -que nos acoge con una hermosa fachada neoclásica de Ventura Rodríguez recién restaurada-, el Dean de la S.I. catedral, y a la vez capellán de la Hermandad de la Pasión, don Carlos Ayerra Sola, realizó una Oración de recibimiento, conmovedora y bellísima en su fondo y forma, a la madre de la Soledad o Dolorosa, situada entonces junto al Presbiterio enrejado. (Cuando pueda, ofreceré dicho pregón al lector). El Orfeón Pamplonés interpretó dos preciosas piezas de músicos navarros, entre ellas el tradicional Caligaverunt. Al final, todos los fieles cantaron la Salve, en latín.

Una vez más, la belleza mueve el interior del alma: el rostro suplicante de la Señora y su precioso manto negro bordado con hilo dorado, arremolinamiento de fieles pamploneses como hijos igualmente desvalidos alrededor de su Madre (los que nos vemos todos los días en la calle al ir y volver del trabajo), entorno y suspiro catedralicio, palabras juglarescas y de oración a lo divino, música maravillosamente armonizada... acercaban al pobre chiquillo, de simple calzado y pantalón roto, a los pies de la Señora. ¿Qué haré ante el misterio que en ella se enciende? Acompañar, acompañarle y pediré perdón...

La Dolorosa se encuentra estos días en una capilla de la nave izquierda de la catedral, hasta que el Viernes Santo se incorpore a la procesión del Santo Entierro.

El 12-III-1775 se fundó la Congregación de Ntra. Sra. de los Dolores en el convento de los Agustinos, que hoy día es parroquia de San Agustín, donde se veneraba una imagen de la Dolorosa. En 1883 se esculpió la actual imagen de la Soledad, que el Ayuntamiento de Pamplona -su patrono- encargó al escultor catalán Rosendo Nobas y Ballbé, discípulo de Vallmitjana. Entre sus obras, tal vez sea la cabeza de la Soledad su obra más acabada. Esta es una imgen "de vestir", por lo que sólo tiene talladas las manos y la cara. Desde 1927, existe una Hermandad de la Soledad, auque fue en 1926 cuando la Hermandad de la Pasión solicitaba al obispo la creación de una sección femenina, que en 1935 ve aprobados su Reglamento. Poco a poco, la Hermandad de la Soledad tendrá más contacto con la de la Pasión por motivos prácticos.

José Fermín Garralda Arizcun

(Árboles en flor en la ribera del río Arga, en la proximidad de Magdalena zubia. La Semana de Pasión no es algo oscuro y triste, sino que viene a ser como la primavera de la Resurrección)


P. D. Existe un libro donde se explican todos los Pasos de la Semana Santa de Pamplona, la historia de la Hermandad de la Pasión que refundió las cofradías anteriores, y un amplio estudio sobre "La vida religiosa del Ayuntamiento de Pamplona. Siglos XVIII y XIX" realizado por quien suscribe estas páginas (p. 111-163). Vid. VV.AA. 1887-1987. Centenario Hermandad de la Pasión del Señor, Pamplona, CAN, 1987, 167 pp. Hoy me he enterado que el hermano que pagó el importe del Cristo Alzado en 1932, fue Miguel Mª Zozaya Iturralde, hijo de Pedro y nieto de Miguel Mª, que aparecen en una entrada en este Blog.


(Puente de la Magdalena. Este es el puente más importante de los cuatro medievales que cruzan el río Arga. Puente gótico construído en el s. XII y reformado en el s. XIX, tiene tres grandes arcos ligeramente apuntados.
Magdalena Zubia. Donejakue bidea Iruña sartzen ari dela adierazten du, zubiaren ortz batean burutzean santuaren irudia dago ikussai. Foto: JFG-2011)

Notas El aparato gráfico está tomado por el autor el mismo día de la procesión.
Sobre el "Culto e imágenes para los dolores de la Virgen" en Navarra, es decir, sobre la imaginería religiosa de la Soledad, véase el artículo del dr. Ricardo Fernández García en "Diario de Navarra", lunes 18 de abril de 2011, pág. 72 y 73.

2 comentarios:

  1. Lo más bello de estos eventos es ver como se congrega la gente. Por supuesto, siempre surgen los que quieren sacar el lucro, que reparten su cupón, venden algunos objetos o incluso intentan cobrar por algo que no debieran. Pero en fin, es una hermosa ocasión para disfrutar con los seres queridos.

    ResponderEliminar
  2. Estimado contertulio:
    La costumbre aquí, en Pamplona de España, es que los vecinos salgan a la calle exclusivamente al acto religioso, por lo que no hay vendedores ambulantes o personas que aprovechan la ocasión de que haya mucha gente junta para buscarse la vida.
    Le estoy muy agradecido por su interés. Un cordial saludo,
    José Fermín

    ResponderEliminar